Voluntarios Telefónica: entusiasmo que mueve el piso




“El entusiasmo de los muchachos a nosotros nos ha movido el piso”. Así describe Karina Mierisch de Lacayo, integrante de la Fundación 21, la colaboración de los Voluntarios Telefónica para con su organización, conformada por padres de niños con Síndrome de Down.

Y, efectivamente, así ha sido: solo el pasado 21 de marzo (Día Mundial del Síndrome de Down) más de 20 mil personas recibieron información con el fin de derribar mitos acerca de esta condición, gracias al apoyo de los Voluntarios Telefónica, quienes repartieron volantes en las sucursales de Movistar.

 “Las personas con Síndrome de Down no son enfermos. Tampoco son niños eternos”, asegura Karina.

“Mucha gente cree en estos mitos. Por eso es que el trabajo de los voluntarios ha sido tan importante. Sin ellos, la difusión de este mensaje para dignificar a las personas con Síndrome de Down de forma masiva hubiera sido imposible”.

Durante la campaña, los Voluntarios Telefónica decidieron educarse también, con el objetivo de aclarar todas las dudas del público acerca del Síndrome de Down. De acuerdo con la experiencia de Karina, fue impactante ver no solo el desborde de solidaridad, sino cómo ellos quedaron sensibilizados con el tema: “Constantemente nos preguntaban ¿Qué más puedo hacer? ¿En qué más ayudo? ”

Así, una jornada que podría pasar como una fecha más en el calendario, se convirtió en acción, para lograr una Nicaragua más informada y, sobre todo, más inclusiva.

“Estamos eternamente agradecidos en nombre de todas las familias que tenemos hijos con Síndrome de Down, porque los Voluntarios Telefónica nos ayudan a dignificar a todas las personas que tienen esta condición y nos ayudan a terminar con los mitos”, expresa Karina.

Mitos que, cada vez, se interponen menos para crear una sociedad más igualitaria, más justa y más preparada para enfrentar los retos del siglo XXI.