Creatividad y educación, la mezcla perfecta




En muchos casos, la metodología con que los docentes imparten sus materias se tornan cansadas y lineales, por esto es probable que el estudiante pierde el interés y sobre todo desaprovecha la oportunidad de adquirir nuevos conocimientos.

En el siglo XXI podemos hablar de una estrecha relación entre educación y creatividad, que  consiste en encontrar procedimientos o elementos para desarrollar el proceso de enseñanza-aprendiza de manera distinta a la tradicional, con la intención de satisfacer un determinado propósito. Recordemos que la creatividad permite cumplir deseos personales o grupales de forma más veloz, sencilla y eficaz. Por tales motivos presentamos 5 Tips para fomentar la creatividad en las aulas de clases y de esta manera hacer de la educación algo más atractiva.

¿Alumnos como docentes?

Es muy bueno intercambiar los roles aunque suene un poco desubicada la idea, pero es eficaz. Esta dinámica puede ir desde que el alumno haga una reflexión frente a sus compañeros, hasta realizar presentaciones diferentes como vídeos, adivinanzas, canciones, juegos, coplas u otros recursos que genere un interacción y conocer si ellos realmente asimilaron  de manera efectiva el objetivo de conocimiento de la clase, además que también se torna cansado escuchar hablar todo el tiempo al docente.

Aprovecha las inteligencias múltiples

Recuerda que son muchas las inteligencias que existen y para potenciar su desarrollo debemos entender  que cada estudiante tendrá más desarrollada un tipo de inteligencia que otra, y no podemos dejar que se sientan frustrados por ello. Debemos ofrecer espacios con recursos y estímulos variados donde cada uno pueda descubrir y potenciar su manera de aprender. ¡Es más bien toda una oportunidad para fomentar su talento!

Espacios creativos

Se recomienda que dentro del aula de clases exista un espacio creativo que propicie en el estudiante aprovechar los ratos libres; puede ser una mesa en la que se puedan desarrollar habilidades como el dibujo o la lectura, por ejemplo. Otra alternativa es indagar algún talento de los alumnos y aprovechar para demostrarlo frente a la clase. Esto permite ir conociendo mejor al estudiante y sobre todo se logra potencializar las habilidades de los mismos.

Alimentar la curiosidad del alumno

La imaginación es la mejor aliada para la creatividad. Es momento de empezar a indagar y explorar que es lo importante para el alumno. Puedes llevar objetos que puedan ser palpables y a la vez motivacionales de acuerdo al objetivo de la clase. También puedes desarrollar la clase con la participación activa de los alumnos en la historia, y que cada uno interprete a algún personaje de la historia. Puedes también motivarlos a imaginarse algún personaje mitológico, que escriban historias y que incluso las recreen en algún momento.

Crear conflicto haciendo debates

Esta es muy buena opción para estudiantes de secundaria y universitarios pues los mismos encuentran atractivo cualquier espacio donde se sientan libres de exponer sus propios pensamientos o cuestionar los ajenos. Permíteles que te interpelen, que apuesten a su creatividad a la hora de formular preguntas y responde a cada una de ellas.

Y aquí te damos un sexto consejo general, que debes aplicar en general.

La creatividad no es una virtud

Recordemos que la creatividad no es una virtud innata, sino una habilidad que se va desarrollando en los diferentes lugares donde se mueve el ser humano, es decir que se aprende en el caminar de la vida. Por tal razón el educador debe hacerse a la idea de que si educa con creatividad obtendrá el mejor resultado. Un mejor futuro.

Lo importante es adaptarse al cambio para obtener mejores formas para educar, una esas formas es aceptar que el estudiante necesita potenciar habilidades y destrezas, desarrollar razonamiento crítico y visualizarse como un agente de cambio para la sociedad y todo esto se logra con creatividad y educación.

Con información de www.blog.tiching.com y universia.net